Explorar por categoría

| 2018-06-12

¿No cree en un ingreso básico universal? Por qué funcionaría, y cómo podría pagarse

Foro Económico Mundial | Hace cinco años, cuando escuché sobre esta idea por primera vez, ya había sido casi olvidada. La mayoría de las personas con las que hablé nunca habían oído hablar de esto. Ahora, repentinamente, está en todos lados.

Finlandia realizó una prueba importante, Canadá acaba de lanzar un experimento aún más grande y la prueba en Kenia se reconoce como la madre de todas estas experiencias.

Me refiero, por supuesto, a un ingreso básico. O sea, una transferencia en efectivo sin condiciones, suficiente para cubrir las necesidades básicas. Garantizado para todos, jóvenes o viejos, ricos o pobres, con exceso de trabajo o sin trabajo.

Desde Escocia hasta India, y desde Silicon Valley hasta Kenia, los políticos de todo el mundo se han interesado en los ingresos básicos como una respuesta a la pobreza, el desempleo y el gigante burocrático del estado de bienestar moderno.

La idea también está atrayendo un creciente apoyo popular. En un referéndum público, el 68 % de los europeos votaría a favor del ingreso básico (frente al 64 % del año anterior), reveló una encuesta de envergadura realizada en 28 países europeos.

Mucho más rápido de lo que hubiera esperado, la discusión se ha catapultado a una nueva fase.

En 2017, publiqué mi libro Utopía para realistas. Desde entonces, he visto cambiar el enfoque de la discusión, de sueños utópicos a primeros pasos reales. Hemos llegado al punto en que ya no es suficiente filosofar sobre lo que podría ser. Ha llegado el momento de comenzar a armar planes concretos.

Me doy cuenta de que es más fácil decirlo que hacerlo. En primer lugar, tenemos que establecer qué queremos decir realmente con ingreso básico. Los defensores difieren en gran medida sobre cuánto debería ser, cómo deberíamos financiarlo y quién debería recibirlo.

Por ahora, he hablado con muchas personas del otro lado del debate: los que se oponen al ingreso básico. Sus objeciones, he descubierto, dependen siempre de dos preocupaciones fundamentales.

La primera es principalmente práctica. ¿Cómo lo pagaríamos? ¿Cómo podríamos darnos el lujo de simplemente regalarles dinero en efectivo a todos? ¿No sería un gasto astronómico?

La otra preocupación principal es ética y se centra en la "universalidad". ¿Quiere decir que Bill Gates y Richard Branson también recibirían efectivo?

No debe ser universal

Ambas objeciones, creo, se pueden superar con facilidad.

No darles un ingreso básico a todos, todavía.

Con eso, quiero decir que no debemos comenzar con un ingreso básico universal para pobres y ricos por igual. Esto eliminaría las preocupaciones sobre la asequibilidad, y el Sr. Gates y el Sr. Branson seguramente sabrían cómo conservar sus trabajos.

Sé que hay argumentos excelentes sobre una forma universal de ingreso básico. Dado que todos lo obtendrían, eliminaría el estigma de los vagos que se benefician de la asistencia y de los "derechos".

Sin embargo, en los últimos meses, también me he convencido de que las preocupaciones prácticas siguen siendo demasiado grandes. Un ingreso básico universal significa no solo que millones de personas reciban pagos en efectivo sin condiciones, sino también que millones de personas gasten miles más en impuestos para financiarlo. Esto hace que los ingresos básicos sean políticamente muy difíciles de vender.

No solo eso, también inflaría las tasas impositivas marginales, o el impuesto que paga por cada libra adicional que gana. Sé que suena técnico, pero tenga un poco de paciencia, porque es crucial. Imagine que decide trabajar una hora extra por día y que gana 10 libras por hora. Con una tasa impositiva marginal del 40%, se llevaría a casa £6. En otras palabras: trabajar más valdría la pena.

Un ingreso básico universal cambiaría eso, inflando significativamente las tasas impositivas no promedio, sino marginales, y dejándole solo £3 o 4 de las £10 originales. Es comprensible que mucha gente piense "olvídelo, no vale la pena el trabajo extra".

Pero, conviértalo en una garantía ¿Las buenas noticias? Hay una alternativa.

En lugar de un ingreso básico universal, podríamos tener una garantía de ingresos básicos. O, como los economistas prefieren llamarlo, un impuesto a la renta negativo.

Nuevamente, esto suena muy técnico, pero en realidad son solo matemáticas básicas. En el sistema actual, todos los que trabajan pagan impuestos. Un impuesto a la renta negativo haría que esto fuera al revés. Si trabaja, pero su salario aún está por debajo del nivel de pobreza, no tiene que pagar impuestos. En cambio, el recaudador le paga a usted.

Piense en ello como la construcción de un piso enorme debajo de la economía. Todos los que caen por debajo de la línea de pobreza, empleados o no, serán devueltos a la seguridad, sin condiciones asociadas. La protección contra la pobreza sería un derecho, no un privilegio. Mientras tanto, trabajar siempre rendiría frutos, porque por encima de la línea de pobreza, el ingreso básico se reduciría progresivamente, en lugar de cortarse.

Imagínese qué gran salto significaría esto.

Por ejemplo, en Gran Bretaña, más de 14 millones de personas, incluidos cuatro millones de niños, serían liberados de la prisión de la pobreza. Para ser claro: el 60% de esas personas tiene trabajos remunerados.

Esta es una idea que podría reunir a los votantes en todos los ámbitos, con algo para complacer tanto a la izquierda como a la derecha:

Para la derecha, no más estado protector.

Para la izquierda, seguridad de sustento para todos.

Para la derecha, una economía que siempre recompensa el trabajo duro.

Este es el truco: en términos de costos, no hay absolutamente ninguna diferencia entre una garantía de ingreso básico y un ingreso básico universal. El gasto neto de ambos equivale exactamente a lo mismo.

Image: "Las personas críticas argumentan que conceder ayudas es una invitación a la desidia masiva. Nada podría estar más lejos de la realidad". Rutger Bregman, autor y periodista.

Sin embargo, cuando se trata de vender la idea, creo que esta última tiene una gran ventaja. No es coincidencia que ese tipo de esquema casi se promulgó en los Estados Unidos. En la década de 1970, el presidente Nixon logró la aprobación del plan de ingresos básicos en la Cámara de Representantes dos veces antes de que finalmente quedara varado en el Senado. Los demócratas se opusieron, no porque odiaran la idea, ¡sino porque pensaban que la garantía de ingresos básicos no era suficientemente alta!

En este punto, habrá lectores que objetarán, argumentando que regalar efectivo es una invitación a la holgazanería masiva. En realidad, nada podría estar más lejos de la verdad. Ya se han realizado experimentos a gran escala en Canadá y los EE. UU. Los datos muestran que las personas trabajan apenas un poco menos. Por el contrario, los costos de la atención sanitaria se desploman y el rendimiento escolar de los niños mejora.

¿A qué precio? La pregunta del millón, por supuesto, es ¿cuánto costaría?

Ahora, aquí es donde se vuelve realmente interesante. En un estudio pionero, tres economistas de los EE. UU. calcularon cuánto le costaría a su país un impuesto negativo sobre la renta (por ejemplo, una garantía de ingreso básico). Después de analizar los números, se reveló que... ¡sorpresa! Sería increíblemente barato.

Un sistema de impuesto a la renta negativo que elimine totalmente la pobreza costaría, como máximo, 336 mil millones de dólares, hallaron los investigadores. Es decir, un mísero 1 % del PIB de los EE. UU. Para poner esto en perspectiva, solo los costos de la pobreza infantil y sus efectos, tales como un mayor gasto en atención médica, más delitos y peor desempeño en la escuela, fueron fijados en 500 mil millones de dólares.

Image: El coste de cada niña o niño pobre en Estados Unidos es de 500 mil millones, mientras que el coste para acabar con la pobreza en los Estados Unidos sería de 336 mil millones de dólares.

Sí, leyó bien. Es más barato erradicar la pobreza que sostenerla.

Una garantía de ingresos básicos es brillantemente económica. Tan económica, que implementarla sería menos costoso que no hacerlo.

Seguridad básica

Finalmente, creo que hay algo más que tiene que cambiar. Necesitamos un término nuevo.

Las asociaciones injustificadas relacionadas con el término "ingreso básico" me han golpeado una y otra vez. Mientras que la palabra "ingreso" es algo que asociamos con un pago condicional que debe "ganarse", aquí estamos hablando del derecho a la seguridad del sustento.

Por lo tanto, me gustaría proponer que llamemos a esta variante simplemente lo que es: seguridad básica. Un trampolín al que siempre puede recurrir, pase lo que pase.

Una cosa es cierta: el tiempo para filosofar ya quedó en el pasado.

Cada hito de la civilización comienza con una idea descabellada, ya una vez descartada como irracional y poco realista. Pero llega un momento en que los sueños utópicos maduran lo suficiente como para convertirlos en una política del mundo real. Para el ingreso básico, ese momento ha llegado.

Rutger Bregman es el autor de Utopía para realistas

Este artículo fue traducido del holandés por Elizabeth Manton.

Written by, Correspondent, De Correspondent, Netherlands.


Siganos en redes sociales

Empresas Destacadas

Destacados

Explorar noticias por categoría


Noticias más leídas


Agricultura, agroforestería y zootecnia - Industria, agroindustria y tecnología de alimentos | 2017-07-10

Fermentación del cacao mejora con presecado

Agencia de Noticias UN | Poner los granos de cacao al sol antes de iniciar el proceso de fermentación y utilizar una misma variedad puede disminuir la acidez y mejorar su sabor.


Economía - Energía | 2017-08-04

Eficiencia energética, la alternativa para incrementar la rentabilidad empresarial en Colombia

Greenyellow | GreenYellow, multinacional francesa dedicada a brindar soluciones para reducir los gastos energéticos de sus clientes, ha logrado en los departamentos de Antioquia, Caldas, Cundinamarca, Huila, Risaralda, Santander, Tolima; un ahorro energético promedio del 25% en proyectos de eficiencia energética.


Economía | 2018-05-30

La 2° edición del Foro Argentina Industrial analizará los desafíos para alcanzar la competitividad

NUMAN | El próximo martes 5 de junio se realizará la segunda edición anual del "Foro Argentina Industrial: En Búsqueda de la Competitividad", organizado por NUMAN, headhunter industrial con foco exclusivo en las áreas de Ingeniería, Supply Chain y Ventas Industriales, y IEEC, la Escuela de Supply Chain Management y Logística. La cita será entre las 8.30 a 12.30 horas, en el Hotel Sheraton Pilar (Provincia de Buenos Aires).


Energía - Medio ambiente | 2018-02-16

Proyecto de transmisión de electricidad para la conexión de los parques de energía eólica de la Guajira

Grupo Energía de Bogotá | La UPME le adjudicó la construcción del Proyecto SubestaciónColectora 500 kV y Líneas de Transmisión Colectora – Cuestecitas yCuestecitas – La Loma 500 kV UPME 06 – 2017, proyecto que impulsaráel desarrollo de fuentes no convencionales de energías renovables(FNCER).



Entidades con suscripción institucional