Explorar por categoría

Agricultura, agroforestería, pesca y caza - Ciencias naturales y subdisciplinas | 2017-08-10

Colombia recoge los frutos de los cultivos mejorados por la UN

UN Periódico | Papas, frijoles, arveja, habichuela, zapallo, tomate y cilantro figuran entre los cultivos que han sido mejorados por investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (UN) y que hoy disfrutan familias campesinas de Nariño, Valle, Putumayo, Cundinamarca y Boyacá, entre otros departamentos.

A las tradicionales papas criollas de los almuerzos dominicales en La Sabana de Bogotá les falta algo que sí tienen las que saborea una familia rural de los municipios de Guachucal o Cumbal, en Nariño, o de Sibaté, en Cundinamarca. Estas últimas, además de tener una piel muy brillante y un color amarillo intenso, son más nutritivas.

Se trata de las criollas mejoradas por la UN, con mayor contenido de zinc y de hierro, que proporcionan una dieta más saludable, especialmente a los niños. Además tienen un alto contenido de ácido clorogénico, un fenol con efecto antioxidante que ayuda a reducir la obesidad y que es absorbido en su totalidad por el organismo.

Las variedades Sua pa, Ocarina y Dorada del programa “Papas criollas más nutritivas” constituyen uno de los cultivos más promisorios para contribuir a erradicar la llamada “hambre oculta”, que afecta especialmente a familias de las zonas rurales del país, como lo explica la profesora Teresa Mosquera, de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UN Sede Bogotá. El hambre oculta se identifica por la deficiencia de micronutrientes, una situación que se ha detectado en el 43 % de los menores que habita en zonas rurales del país.

Llegar a las nuevas variedades de papa criolla llevó alrededor de cinco años, en los que –con apoyo del Ministerio de Agricultura y del Global Affairs Canada y el International Development Research Center, instituciones canadienses– se han mejorado diferentes cultivares de este tubérculo originario del país y de alta popularidad en la comida típica colombiana.

Estimativos de Fedepapa muestran que el 90 % de la papa que se consume en Colombia es blanca, o la comúnmente conocida como “papa de año”. La criolla, entre tanto, representa apenas el 10 % del consumo.

Este y otros aspectos –como la baja calidad de las semillas, los problemas por patógenos (enfermedades) de los suelos en los que se cultiva la papa, y algunos virus que atacan distintos cultivares– llevaron a investigadores de la Facultad a trabajar intensamente en el escalamiento de las “papas más nutritivas”.

Ciencia para las comunidades

En un trabajo con la Universidad McGill (Canadá) y con los agricultores de zonas de Nariño y Cundinamarca se seleccionaron semillas más rendidoras y más resistentes a la gota, el “cáncer” de este tubérculo.

“Generamos conocimiento científico entre las comunidades”, comenta la profesora Mosquera, quien señala que el programa liderado por ella apunta a atender dos retos nacionales: la nutrición y la agricultura. En el primero, la idea es estimular el consumo, no como único alimento nutricional, sino como parte de una adecuada dieta diversa. En el segundo, aumentar la productividad y rentabilidad de un cultivo del cual dependen por lo menos 90 mil familias en el país.

El aprendizaje desde la academia es algo que valoran especialmente los agricultores como Luis Victorio Torres, quien forma parte de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Pasquilla, zona rural de Ciudad Bolívar, donde se aprestan a recoger la cosecha de cerca de 20 hectáreas de papa criolla dorada en tanto que preparan el terreno para sembrar otras ocho. “Aplicamos los agroquímicos con ayuda del ingeniero Felipe Alba, nuestro profesor; él nos guía, ha sido una buena oportunidad para aprender cosas nuevas”, comenta Victorio.

Por su parte, María Victoria Campo, quien actúa como enlace entre la UN y los agricultores de las zonas rurales de cinco municipios de Nariño (Carlosama, Cumbal, Guachucal, Túquerres y Pasto), destaca la experiencia con los nuevos cultivares en cuanto a seguridad alimentaria, tanto para productores como para consumidores.

Otro aporte que ella destaca de manera significativa es el mejoramiento en la calidad de las semillas y el modelo pedagógico aplicado por la UN a través de las escuelas comunitarias de agricultura familiar (ECAF), mediante las cuales se llega a un gran número de agricultores y se fortalece el papel de la mujer, que solo alcanza hasta la etapa productiva, lo que la margina de las utilidades del proceso.

En la primera cohorte de la ECAF se graduaron 287 productores; ahora se encuentran en formación más de 100, quienes reciben capacitación integral con énfasis en estímulo de la autonomía en torno al cultivo de la papa.

“Hemos ido más allá de las fronteras, estamos vendiendo semillas y cautivando productores”, advierte la líder del proyecto en Nariño, al destacar que ya han vendido papas para proyectos de seguridad en el Alto Putumayo (Valle de Sibundoy).

Otras variedades exitosas

“Papas criollas más nutritivas” es solo uno de los programas mediante los cuales la UN ha contribuido a desarrollar nuevas variedades agrícolas para beneficio del país. Como antecedentes se tienen las variedades mejoradas Criolla Colombia, en un trabajo conjunto de Fedepapa el ICA y la UN. El profesor Luis Ernesto Rodríguez, por su parte lideró el desarrollo de las variedades Criolla Latina, Paisa, Galeras y Guaneña, y es el obtentor de las papas criollas más nutritivas.

Desde las sedes Bogotá y Medellín, el profesor José Miguel Cotes Torres lidera una investigación que después de 8 años permitió sacar al mercado agrícola las variedades de papa Paola, Primavera, Paysandú, Violeta y Milagros para consumo en fresco o como pasabocas.

En su momento, estas nuevas variedades se convirtieron en las primeras en el mundo que reportaron la presencia de antioxidantes y resistencia a la gota y la sarna, las enfermedades más críticas de estos cultivos.

Carlos Eduardo Ñústez López, profesor de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Sede Bogotá, quien lidera el Grupo de Investigación en Papa, destaca la innovación de los nuevos materiales registrados en Antioquia, por sus características nutracéuticas y por disponer de altos niveles de antioxidantes, que los convierten en un aporte muy importante para el agro.

El docente recuerda además que en la Facultad, él y su grupo de investigación han liberado seis variedades –Betina, Roja Nariño, Esleralda, Punto azul y Rubí– que han reemplazado, en particular, la papa parda pastusa, principal variedad que existía en Colombia.

La Pastusa Suprema, una de las más importantes variedades obtenidas por el programa de la Universidad, fue liberada en 2002 y sembrada por primera vez en 2003. El hecho de presentar casi el doble de rendimiento frente a la parda pastusa, una resistencia muy alta a la gota y menor consumo de aceite cuando se frita, llevó a que en 2009 se convirtiera en la más cultivada del país, con el 40 % del territorio dedicado a este cultivo.

Se crece la huerta

Otros desarrollos agrícolas de la UN están en manos de investigadores de Palmira y Medellín. En el Valle del Cauca, estudios liderados por el profesor Franco Alirio Vallejo le han proporcionado al sector agrario 11 nuevas variedades de hortalizas que hoy ofrecen semillas registradas por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

Cinco variedades de zapallo (auyama), dos de tomate, una de pimentón, dos de cilantro y otra de habichuela forman parte del aporte investigativo del equipo liderado por el profesor Vallejo, del cual tambiénn forman parte los docentes Iván Estrada y Sanín Ortíz. Hoy, el cilantro Unapal Precoso, la habichuela Unapal Milenio y el tomate Unapal Maravilla, producidos en la UN Sede Palmira, figuran entre las hortalizas más consumidas y cultivadas en la región y en otros departamentos del país.

Según el profesor Vallejo, al menos cinco de estas variedades se han convertido en referentes por su productividad, resistencia a plagas y alta calidad, lo que ha generado gran aceptación entre los agricultores y consumidores.

Además de estos desarrollos, el docente destaca que desde la fundación del Grupo de Mejoramiento de Hortalizas, hace cerca de 30 años, se han formado unos 20 doctores, 50 magísteres y cerca de 200 profesionales, lo que significa un gran aporte al sector agrícola de Colombia.

También merece la pena mencionar la tecnología generada alrededor del estudio de hortalizas en términos de manejo de suelos y del agua, y del control de las principales plagas.

Hoy, el Programa Mejoramiento Genético, Agronomía y Producción de Semillas de Hortalizas de la UN Sede Palmira sigue trabajando en la obtención de nuevos materiales; de hecho, próximamente liberará una variedad de tomate chonto –cuyas plantas de crecimiento determinado reducen costos y riesgos en el cultivo, al tiempo que ofrecen mayor productividad– y otra de cilantro con mayor número de ramas por planta.

Por su parte, el profesor Joel Tupac Otero, también de la UN Sede Palmira, se ha dedicado a estudiar especies nativas de vainillas en el Pacífico, con el fin de contribuir al desarrollo de la que podría ser una rentable producción agroindustrial, si se tiene en cuenta que esta es la tercera especia más costosa del mundo, después del azafrán y el cardamomo.

El investigador recuerda que aunque en Alemania desarrollaron la vainilla sintética, al parecer no es la más recomendable para la salud, por lo cual se ha retomado el compuesto natural, lo que lo motiva a seguir investigando alrededor de las variedades del Pacífico, en particular de la Rivasi.

De las cerca de 110 especies del género Vanilla apenas tres o cuatro se explotan comercialmente en Indonesia, Madagascar, China y México, por lo que Colombia podría llegar a ser productor de esta materia prima, tan apetecida por las industrias agroalimentaria y cosmética.

Junto con las vainillas, el grupo del profesor Otero ha trabajado en otras plantas promisorias como el pipilongo, un sustituto nativo de la pimienta. Al respecto, el docente comenta que con las comunidades raizales del sur del Valle del Cauca se logró propagar ese cultivo a través de semillas y formas vegetativas. Así mismo, se elaboró una cartilla con el compromiso de socializar los conocimientos adquiridos con la comunidad de la región.

Frijoles y arvejas rendidoras

Entre tanto, el profesor Gustavo Ligarreto, de la Sede Bogotá, sigue avanzando en exitosos procesos de mejoramiento de variedades de arveja y frijol, a través de cruces genéticos que las hacen más productivas y resistentes a enfermedades.

Fruto de las investigaciones que lidera el docente, cultivos de estas leguminosas en zonas de Cundinamarca y Boyacá hoy dan sus mejores frutos, aunque también se producen en Nariño y las semillas se venden para todo el país.

Después de casi una década de pruebas en la Facultad de Ciencias Agrarias, el equipo investigador logró homogeneizar las variedades de arveja Andaluza, Alcalá, Vizcaya y Sureña, producto de cruces genéticos con Santa Isabel, la arveja local.

En relación con la tradicional, gracias a las cuatro variedades el rendimiento ha aumentado significativamente, así: casi tres toneladas con la Sureña; una tonelada con la Andaluza; cerca de 2,5 toneladas con la Vizcaya, y 1,5 toneladas con la Alcalá.

De igual manera, el profesor Ligarreto ha incursionado con éxito en el mejoramiento de diferentes variedades de frijol voluble Serranía de tipo Cargamanto rojo y las variedades Chíe, Iraca, Sutagao y Hunza de tipo Bola roja, las arbustivas de grano rojo Bacatá y Bianca de grano blanco, producto de cruces genéticos que las hacen más resistentes a la antracnosis –una de las enfermedades más destructoras de este cultivo– y además tienen mayor contenido de hierro y zinc. En Ubaté, Simijaca y Guachetá algunas fincas ya cultivan estas variedades.

La tarea de los investigadores continúa, aunque solo afronta un obstáculo: la distribución comercial de las semillas, que por el momento son propagadas por los campesinos beneficiarios de estas tecnologías. Propiciar canales de comercialización es unos de los grandes retos para aprovechar al máximo los significativos aportes de la UN para incentivar el desarrollo del agro colombiano.


Ciencias naturales y subdisciplinas - Energía | 2017-12-14

La anguila eléctrica inspira una nueva fuente de energía biocompatible

SINC | Científicos de la Universidad de Michigan han creado un sistema con hidrogeles que imita a las células de la anguila eléctrica encargadas de producir las descargas. El avance se podría aplicar para generar energía en robots blandos y en implantes dentro del ser humano.


Ciencias naturales y subdisciplinas - Medio ambiente | 2017-12-14

Cananguchales y manglares muestran tolerancia a la sequía

Agencia de Noticias UN | Estos ecosistemas de la Amazonia y de las costas marítimas comparten algunas características, como la de ser productivos aún en periodos secos.


Ciencias naturales y subdisciplinas - Industria química | 2017-11-29

Diseñan una membrana inspirada en el pelo del oso polar

SINC | La estructura del pelo del oso polar ha servido de inspiración a un equipo internacional de investigadores para diseñar una nueva membrana nanoestructurada.


Ciencias naturales y subdisciplinas - Medio ambiente | 2017-11-17

Arrecife de coral, un motor de economía

Agencia de Noticias UN | La atracción turística de la reserva marina Sea Flower, visitada por más de 918 mil turistas al año, generando ingresos por más 180.705 millones de pesos, es atribuida, en gran medida, a los arrecifes coralinos.


Ciencias naturales y subdisciplinas - Industria química | 2017-11-14

En la búsqueda por identificar a rana que produce antibiótico

Agencia de Noticias UN | La especie fabrica proteínas en su piel que actúan como antibióticos contra los microorganismos dañinos de su hábitat –lo cual le permite vivir entre la suciedad– y también contra otras bacterias que atacan a los humanos, pues tiene péptidos antimicrobianos.


Ciencias naturales y subdisciplinas - Industria de alimentos | 2017-11-10

Plantas determinan sabor de mieles en Antioquia

Agencia de Noticias UN | Mieles producidas en 18 apiarios de las subregiones del oriente y suroeste antioqueño varían en su sabor y presentación según la vegetación existente en las zonas.


Comentarios

comments powered by Disqus

Siganos en redes sociales

Publicidad:

Empresas Destacadas

Destacados

Explorar noticias por categoría


Noticias más leídas


Ciencias aplicadas e interdisciplinarias - Diseño, modelado, automatización, simulación, optimización | 2017-12-05

Aprende a crear un robot con este curso online gratis de la UNAM

Entrepreneur | Aprende a construir un robot y controlar sus funciones desde el celular con el curso virtual y gratuito de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Agricultura, agroforestería, pesca y caza - Medio ambiente | 2017-12-05

Cultivo de palma africana redujo el 90% de aves en el Piedemonte llanero

UN Periódico | Pájaros coclí, guacamayas, alcaravanes y bisbitas sabaneras, entre otras especies de aves, están siendo afectadas por este monocultivo que se concentra especialmente en los municipios de San Martín de los Llanos y Acacías (Meta).


Ciencias aplicadas e interdisciplinarias - Medio ambiente | 2016-06-02

Proyecto de Investigación de Ingeniería Ambiental, calificado como “Excelente” en el IV Exponacional MILSET BRASIL 2016.

Uceva | Los proyectos de investigación de la Unidad Central del Valle del Cauca continúan destacándose a nivel internacional; en esta ocasión, el proyecto del grupo de investigación en Recursos Naturales y Gestión Ambiental Tolúes, adscrito a la Facultad de Ingenierías, denominada “REMOCIÓN DEL CROMO DE LAS AGUAS RESIDUALES DE CURTIEMBRESMEDIANTE ENSAYOS DE FITORREMEDIACIÓN Y PRECIPITACIÓN QUÍMICA”, presentado en la IV versión de la Feria MILSET Brasil -2016, cumplido enFortaleza, Estado de Ceará, el pasado mes de mayo, obtuvo en la clasificación general el título de“Excelente” y la credencial para participar en el evento mundial Expo-Sciences International 2017,así como un prestigioso Segundo lugar, en la categoría de Ciencias Exactas y de la Tierra.


Ciencias aplicadas e interdisciplinarias - Industria química | 2017-12-07

Nuevo catalizador para revalorizar la glicerina que genera el biodiésel

SINC | Por cada tonelada de biodiésel se producen 100 kg de glicerina, un compuesto con pocos usos directos. Químicos de la Universidad de Córdoba informan ahora de un proceso para reutilizarla con la ayuda de un catalizador de fosfato de aluminio y una reacción de eterificación.



Entidades con suscripción institucional