Explorar por Categoría | Año

Industria cerámica

Enero 2011 | Número 108


de 37

Jacques-Yves Cousteau

(Saint André de Cubzac (Francia), 1910- París (Francia), 1997)

El regulador de Cousteau era una bestia temperamental. Creado por Cousteau y el ingeniero franco-canadiense Émile Gagnan a partir de una pieza industrial usada en los coches de gasógeno, era del tipo bitráquea, es decir, con una manguera a cada lado de la cabeza. Una de ellas llevaba el aire a la boca y la otra servía para la expulsión de las burbujas, que se realizaba por la parte de atrás.

Esto alejaba las ruidosas y molestas burbujas de la cara, por lo que un modelo reciente ha resucitado el esquema, aunque la mayoría de los reguladores modernos sólo tienen una tráquea y expulsan las burbujas por una bigotera lateral.

El aqualung, y los modelos bitráquea posteriores que se utilizaron hasta entrados los años ochenta tenían que estar bien cuidados, y para funcionar bien exigían una correcta postura de las botellas y la pieza bucal. Pero funcionaban.

El invento que le permitió divulgar los secretos marinos

Esto permitió a Cousteau dedicarse a la exploración y a la divulgación fílmica de las maravillas del mar. Tras poner en marcha varios centros de investigación y actividades subacuáticas para la marina, en 1948 se embarcó en el balandro Élie Monnier con algunos de sus asociados, precursores e impulsores del buceo autónomo.

En este viaje, llevaron a cabo actividades de arqueología submarina con escafandra autónoma por primera vez en un pecio en Túnez, y las filmaron para la película Carnet de Plongeé (Cuaderno de buceo), presentada en el Festival de Cannes de 1951. A partir de su retiro de la Marina francesa en 1949, Cousteau se dedicó plenamente a la cinematografía submarina. Desde el primer momento, sus experimentos con métodos de buceo autónomo se habían visto impulsados por su voluntad de rodar bajo el agua; a partir de 1950 iba a ser su dedicación prioritaria.

Ese año fue cuando fundó su organización de estudios oceanográficos, y cuando consiguió que un millonario irlandés adquiriese un antiguo dragaminas inglés construido en los EE UU y se lo alquilara por un franco al año.

El barco fue equipado con laboratorios de filmación y estudio del mar, un helipuerto y una cúpula de observación en la proa, y conservó el nombre Calypso, de cuando ejercía como ferry en Malta.

Fue el inicio de más de 45 años de expediciones, experimentación y filmación que extendieron el conocimiento de las maravillas del mar a millones de personas, y establecieron el submarinismo deportivo como una técnica habitual.

Hoy en día, su herencia directa es clara: un gran centro de investigación oceanográfica, numerosas películas y libros divulgativos, las series de televisión que le convirtieron en leyenda, una empresa de equipo de buceo creada con las patentes del aqualung original y la transformación del submarinismo en una vibrante disciplina deportiva que permite a miles de personas explorar y disfruta del mundo subacuático.

Y, por supuesto, cada vez que un ser humano respira bajo el agua, lo hace a través del descendiente del aparato que inventó Jaques Cousteau.

No sólo nos proporcionó las inolvidables imágenes que nos descubrieron parajes increíbles hoy famosos como Bunaken (en el norte de Indonesia), Manado (junto a Borneo), los cenotes de la costa caribeña, los arrecifes de las islas del Pacífico o las Maldivas. Es que además su invento nos permite ir a esos lugares y ver, con nuestros propios ojos, los animales y las increíbles estampas que allí se esconden, bajo el mar. Puede que hoy sea su cumpleaños, pero el regalo nos lo hizo él.

“La gente protege lo que ama”

Jacques Cousteau ejerció otro poder que es muy poco frecuente: de una manera poética, dio sentido a lo incomprensible y nos proporcionó a cada uno de nosotros una forma de observar el mundo que hacía posible la acción. Por ejemplo, en una orilla aislada del Amazonas, justo cuando acabábamos de soltar una nutria marina a la que habíamos llamado Cacha, mi padre se volvió hacia mí y, desbordado por la emoción, me dijo: «Jean-Michel, la gente protege lo que ama». Eso ha representado para mí el lema del trabajo de mi padre y un símbolo del compromiso que todos nosotros debemos asumir con el mundo que nos rodea. (Jean Michel Cousteau)


de 37

Siganos en redes sociales

Publicidad:

Empresas Destacadas

Destacados


Noticias más leídas


Medio ambiente | 2019-01-30

INECC Realiza Taller sobre investigación para dar soporte científico a implementar en el ProAire

INECC | Se contó con la participación de 45 expertos de 16 organizaciones tanto del Gobierno de México, academia y sociedad civil con el objetivo de discutir la información actual y las necesidades próximas de la Zona Metropolitana del Valle de México


Medio ambiente | 2019-01-14

25 logros de conservación en Colombia

WWF | Al finalizar cada año hacemos el ejercicio de mirar atrás y reflexionar sobre los logros y aprendizajes alcanzados.


Diseño, modelado, automatización y simulación de procesos | 2019-02-07

Laboratorio de fabricación de MEMS único en América Latina

Conatyc | El Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (Cidesi) es sede del recién inaugurado Laboratorio de Fabricación de Dispositivos Microelectromecánicos (MEMS, por sus siglas en inglés), escenario único en su tipo en nivel América Latina, para el diseño, desarrollo y aplicación de sensores y actuadores para diferentes sectores, como el automotriz, salud, aeronáutico y de electrodomésticos, entre otros.


Industria, agroindustria y tecnología de alimentos | 2019-02-11

Proyecto pionero relacionado con la inteligencia artificial y los sabores de los alimentos.

Xataka | La IA ayuda a desarrollar nuevos alimentos aprendiendo cuáles nos van a gustar y previendo su sabor.

Ediciones relacionadas



Entidades con suscripción institucional